lunes, 6 de julio de 2009

¿Es la culpa del chancho...?

"PERMITIDME TUTEAROS, IMBÉCILES

"Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros -aquí matizaré ministros y ministras- de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. "


Arturo Pérez-Reverte



http://huellas-sin-fronteras.blogspot.com/2009/06/despotricar-pero-desde-la-real-academia.html






¿Saben?



Quisiera me diera Dios, el don de la palabra que ha tenido este buen hombre -Arturo Pérez Reverte- para plasmar con precisión matemática lo que siento ahora... la desazón, el dolor, la impotencia y tantos sentimientos encontrados que hacen que mi corazón dispare a mil como en plena ebullición de un volcán.



La Gripe A es pandemia, no reconoce límites... hiere y mata, tanto o más que un tsunami.



¿No lo sabían nuestras autoridades? ¿No existía suficiente información sobre el virus en todo el país? ¿No investigaron cómo habían actuado países afectados como México, que paró el país por una semana para tomar medidas, Chile que con dos muertes declaró emergencia nacional capacitando a la gente de las medidas de prevención?

¿Acaso las vidas humanas son un simple número estadístico para ser tratado como los números de INDEC donde nos maquillan y pintan la cara como se les antoja? ¿Qué decir de los sueños de las personas que quedaron viudos, huérfanos, de las 50 y tantas vidas truncadas? ¿Puede la soberbia de nuestros gobernantes decirnos que la culpa es del "pobre chancho", cuando por la mezquindad de la ganancia de un voto se omite alertar e informar a toda la ciudadanía?



¡Dios!, como si la vida humana valiera absolutamente nada...



La información da poder, poder para accionar los mecanismos pertinentes sin generar psicosis, caos, miedo... no hay dudas que si se hubiese alertado a la población del riesgo, del peligro al que estábamos expuestos, tomaríamos las medidas de prevención necesaria. Personalmente, vi el día del sufragio bajo la lluvia gente tosiendo, estornudando, abrazándose y besándose como lo hicimos la vida entera; nadie estaba lo suficientemente concientizado o informado de los peligros que nos acechaban. Sin hablar del movimiento genuino que genera el desplazamiento de habitantes en todo el país, para emitir el voto. ¿Cuántas vidas se hubieran salvado?



Si, no hay dudas, la información da poder para decidir, para obrar en consecuencia, para hacerse cargo... y es aquí en donde acentúo la pregunta de las responsabilidades... ¿no es acaso un acto criminal omitir semejante información al pueblo? ¿Usamos anteojeras que no tomamos conciencia de ello?



Es así como por encanto... el día después de la elecciones, solo se habló de la Gripe A. El día después, la enfermedad ganó las calles, inundó los centros de salud y se flameó como bandera, para tapar tanta mugre... ¿tan torpe somos que no podemos ver lo que sucede realmente?



En momentos como estos, es que recuerdo al genial Negro Fontanarrosa cuando se despachara sin pelos en la lengua en pleno congreso de la Lengua de la RAE, con su discurso en defensa de las malas palabras, pues nada dibuja y define tan bien como lo hace la palabra MIERDA. Son unos verdaderos H de P y lo reivindico -de cuerpo y alma- así, deliberadamente a todos aquellos que tuvieron el poder de detener tanta muerte absurda y no lo hicieron. Por incompetentes y mezquinos, son tan culpables como el que no emitió el decreto de necesidad y urgencia que la circunstancia requería.



Soy docente, tuve excelentes maestros en mi formación profesional, pero se que hoy estaré disculpada por expresar mi dolor de esta forma. No enseño malas palabras en mis clases, si, trato de enseñar a mis niños a pensar, trato que aprendan lo que significa ponerse en los zapatos del otro, respetar la vida y los valores que nos hacen personas dignas. No enseño a decir, ni a escribir malas palabras, pero tampoco a ser autocomplacientes.



Nuestra querida Argentina, caracterizada por la típica viveza criolla debe ponerse los pantalones largos… porque es tiempo de asumir responsabilidades e involucrarse, basta de impunidad, corrupción y falta de respeto por la vida.

¿Seremos lo suficientemente reflexivos para interpretar lo que aquí ha sucedido?

¿Cuántas muertes serán necesarias para ello?



¡Quiera Dios, nos ilumine y proteja ante tanto desamparo!


Pelusa Olivera
DNI 13.633.654

6 comentarios:

DLC dijo...

Ah! Mi querida amiga! Cuánto dolor y cuánta razón ...
La culpa no es del chancho (Aunque yo haya titulado una nota con "maldito chancho")sino otros que no merecen siquiera tomar el nombre de este pobre animal tan inocente como nosotros.
Los Medios de comunicación son tan cómplices como los gobernantes. Formadores de la Opinión Pública, callan u otorgan según el vlaz de las divisas... Hoy se rasgan las vestiduras diciendo porqué no se hizo algo antes cuando en tiempos electorales fueron demasiado tímidos o acallaron las verdades porque a ellos tampoco les convenía la suspensión de las elecciones...¿Cuánto perderían si no hacín propaganda a lops distintos candidatos -aún en contra de Kirchnerismo-?
Acá hay culpas repartidas entre todos los que ejercen poder.Poder para jodernos en grande y hacernos sentir tan desprotegidos.
Sí; como decía el Negro Fontanarrosa: otras son las malas palabras: Pobreza, abandono, irresponsabilidad, guerra,y tantas otras de las que nuestros representantes se preocupan por mantener vigentes.
Los maestros y profesores tenemos la enorme responsabilidad de hablar de estas cosas en el aula. De destacar los valores, no sólo en la prédica sino con el ejemplo.
Pero también en el ámbito de las escuelas el aire se está enrareciendo, por lo que sea, cada vez hay menos compromiso.
Te abrazo amiga, y comprendo tu dolor.

Pelusa Olivera dijo...

Adhiero a lo que decís, los medios responden a sus intereses creados, de allí la importancia de las fuentes y conocer a qué grupo responden.
Los docentes no podemos esconder la basura debajo de la alfombra. Realmente, nos compete una tarea muy dura ya que es muy fácil rotular a la gente que no responde al mandato de seguir al ganado... y la escuela, como caja de resonancia no es ajena a lo que pasa en nuestra sociedad.

Un abrazo a la distancia

padrepiodepietrelcina dijo...

En mi ciudad fuimos "pioneros" en la suspensión de clases en la pcia de Bs As. Cuando todos hoy comienzan la suspensión, nosotros ya le gastamos una semana al tema.
Pero antes de eso, yo ya estaba enferma...y aún sigo mal, a 11 días. No sé por que los medicamentos no ayudan mucho y acompaño a mas de media ciudad desde los fuertes dolores de cabeza, la tos que no se va...por suerte ya no tengo fiebre...
Por decreto municipal está cerrado TODO, pero conocés las distancias...la gente se va a Bahia Blanca, a 28 km, donde aún puede encontrar abierto algún centro de esparcimiento.
¿Eso no es delito? Saberte un vector viviente de contagio y movilizarte "por aburrimiento" ¿no lo tienen en cuenta?
No quiero ni pensar en los cientos de hombres que estaban en observación en esta zona y salieron de licencia a "desparramar" a todas las provincias...
¡Y la Sra. PresidentE, quien luego de una audaz "visita sin barbijo" junto a la cúpula de salud de la nación y la pcia de Bs As al hospital de Malvinas Argentinas, como minimizando los riesgos, se fue a "defender y apoyar" la democracia junto al presidente Zelaya!!!!
Esto es slgo muy serio. Nadie toma conciencia a nivel nacional y dejan a cada provincia o a cada distrito la libertad de actuar según los casos que tenga Y ESO ES DEMENCIAL.
Tiene que haber un orden nacional, un poco de concientización ALGUIEN que ordene las reglas del juego, detenga todo y ayude con el corte la cadena de contagio...o pronto todos lamentaremos pérdidas innecesarias como la de tu amiga.
¿Sabes que me viene a la mente? La Familia Ingalls. En un capítulo hay una epidemia de peste y comienzan a morirse todos. Se organizan guiados por el médico y los hombres del pueblo cierran el paso de entrada al pueblo en una fuerte guardia armada, lo mismo hace el pueblo vecino. Nadie sale ni entra hasta que deje de haber contagio.
¿Llegaremos a eso? ¿Nosotros mismos tendremos que hacer que se detenga esto? ¿O nos mataremos mutuamente en nuestra soberbia e ignorancia?
Marce

marian dijo...

Hola Pelusa!de acuerdo con todo lo que decís (sin pretender homogeneidad, como decías en el correo)...
También pienso que estamos ante toda una payasada...escuelas vacías, fotocopiadoras llenas de chicos apilados buscando la tarea para estos días, Bancos vacíos por dentro, colas afuera pero todos apiñados tosiendo y estornudando...¡y sueldos no depositados!!!!!,feriado sanitario y todos llenos de miedo pero aprovechando las "vacaciones", putean algunos porque no nos cuidaron y putean a veces los mismos porque no hay dónde ir los fines de semana, y si hay donde ir (según el lugar donde se viva) puetan al dueño del pub, restaurante porque está abierto...los padres que no saben que hacer con los chicos (y eso que paso una semana recién) y me pregunto o si los chicos están muy mal educados que no pueden quedarse jugando, leyendo, mirando tele, durmiendo, en casa con uno o dos amiguitos sin ningún síntoma de gripe o los padres se desentendieron durante mucho tiempo de los chicos y ahora no saben como relacionarse con ellos o yo soy una desubicada que como no tiene hijos y con casi 30 años me olvidé lo que era ser chico y me parece fácil esta situación...
Y que a esta clase dirigente le importamos un huevo ya está visto, no importa si mueren 50 de gripe A, 150 de dengue, 1000 de hambre o 33000000 de indignación.
En fin...me pone bien que estes un poco mejor, que detrás de todo esto hay irresponsabilidad de la clase dirigente, de muchos ciudadanos "comunes" y que hay algún negociado con laboratorios o vaya a saber qué no me cabe ninguna duda.
Gracias por tu comentario respecto de mi posteo en el face...igual no te creas todo el personaje, lamentablemente no suelo ser tan transparente en el día a día, pero internet me ha dado cierta valentía, ja...
abrazos

Diana Ronconi dijo...

Hola Pelu.. da tanta bronca el solo pensar en que debemos cuidarnos solos... porque es como que todo fuera tierra de nadie... Tanto que le enseñamos a los gurises en la escuela los deberes y derechos... nuestras y sus obligaciones.. y las obligaciones de los gobernantes? .. les mentimos!! te das cuenta? Me da pena.. por los que seguimos creyendo en las instituciones.. NOS DEBEN UNA EXPLICACION!!
Lei algo que es interesante, una carta a la presidenta de la Nacion... y que me uniría apra firmarla...
Diana Noemí Ronconi
DNI: 13885278
3 de julio de 2009

A la presidenta Cristina Fernández
Al señor Ministro de Salud.-

Me dirijo a usted “señora” porque como ciudadana tengo derecho a saber donde se encuentra mientras la gente enferma y algunos mueren sin la debida atención.-

Quiero saber también porqué, al día siguiente de las elecciones, se habían duplicado los fallecimientos.- No eran ciertas las cifras publicadas o debió postergar el acto ?

Cualquiera de las dos opciones nos confirma su pensar .- “ Primero la política y después el pueblo”
Hospitales colapsados… gente sentada casi a la intemperie en reposeras (quienes tienen suerte) chicos con neumonía que a veces no llegan a los lugares de asistencia….
El gobierno recomienda el uso de barbijos, alcohol en gel y evalúa, por precaución, la posibilidad de suministrar antiviral ante casos de gripes inespecíficas.-

NO FALTE MAS A LA VERDAD “SEÑORA” Y USTED SEÑOR MINISTRO RECIÉN DESIGNADO, CONFIESE PUBLICAMENTE QUE NO HAY BARBIJOS, NO HAY ALCOHOL EN GEL NI EN NINGUNA OTRA FORMA , QUE NADIE PUEDE ACCEDER AL ANTIVIRAL PORQUE LA POCA EXISTENCIA SE ENCUENTRA EN LOS HOSPITALES A LOS QUE USTEDES MISMOS RECOMIENDAN NO ASISTIR.-

Durante el verano de 1955 en el “Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez” el gobierno ocultaba que sacaban los chicos muertos de los pulmotores para poner a otros .-
Que los aparatos no alcanzaban y muchos morían al no poder recibir apoyo respiratorio, no había algodón ni insumos….
Eso no me lo contaron LO VIVI!
Hoy, cincuenta y cuatro años más tarde, seguimos en la misma situación, con otra epidemia pero con las mismas carencias y mentiras.-

Cristina Fernández, yo, abogada de la matrícula, que con impotencia sufro minuto a minuto la muerte de mis hermanos , le ruego que POR UNA VEZ PIENSE Y HAGA ALGO POR LOS DEMÁS.-

Cierre TODO YA, como otros países, no siga con sus cálculos políticos.-
Comercios, Shoppings, cines, organismos públicos, privados y además salga a hablar en cadena (con barbijo si quiere) y tranquilice a un pueblo desesperado de angustia y harto de tanto engaño.-
Asumo la absoluta responsabilidad de lo que afirmo e imputo, por ser cierto e irrefutable y mientras, rezaré para que usted no tenga que llorar la pérdida de uno de los suyos como lo están haciendo hoy muchas familias argentinas.-

Dra. H. M. Antonini
Tº VI Fº 253 CASI
Tº 16 Fº 536 CPACF
Vicepresidente de la Comisión de Abogados Discapacitados del CASI
Presidente de “EPAMM Equipo de Prevención del Maltrato en Menores”
DNI 5.200.757- Correo electrónico. hmartina@|fibertel.com.ar

SILVINA dijo...

Pelu... leí tu artículo así como el comentario de tus visitantes... Realmente coincido con todo.
Sabés que no tengo el don de la palabra, pero ustedes han expresado mi pensamiento y mi sentir. Yo también digo: HAY QUE HACER ALGO... el problema es ¿Qué??? ¿Cómo hacerle entender a esta gente??? Si con el resultado de las votaciones, que les cayó como un balde de agua fría pero salieron a minimizar para dar el brazo a torcer, no se dieron por aludidos de que la gente no está de a cuerdo con lo que hacen... no sé qué otra herramienta legal y democrática tenemos.
Ahora hablan de diálogo, pero de un diálogo pautado por ello y con quienes ellos quieren... No sé... a ní también me dan impotencia, porque hacen todo tan en nuestras narices, sin siquiera disimular un poco que les preocupamos. En fin... Como siempre me hacés reflexionar y tratar de buscar una solución... si eso no es lo que tiene que hacer un MAESTRO entonces no sé qué será...
Cariñossssssss